La importancia de no interrumpir

Muchas veces tendemos a interrumpir a los niños impidiendo así que desarrollen capacidades como la de concentrarse o prestar atención

Muchas veces tendemos a interrumpir a los bebés y a los niños con la intención de ayudarles o corregirles en lo que están haciendo. Pero a pesar de hacerlo con la mejor de nuestras intenciones en realizad les estamos haciendo un flaco favor.

" Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo"
-Maria Montessori-

Creo que esta frase nos la deberíamos grabar en nuestra mente. Os propongo un ejercicio: imaginaros que estáis haciendo una manualidad, una receta, escribiendo un artículo, o algo que os guste, estáis totalmente absortos en vuestra tarea cuando viene alguien y nos interrumpe diciéndonos, esto no va así, o, ponle más sal, o bien, yo lo escribiría así... el mensaje que nos estaría transmitiendo esta persona es de que no lo estamos haciendo bien y que lo que hemos hecho no está bien y no sirve. Lo mismo ocurre cuando interrumpimos a un niño. En ambos casos se hace con buena intención pero la sensación que transmitimos es negativa. 
Los bebés y los niños aprenden a base de practicar y repetir una misma acción muchas veces. Esto favorece la concentración, la capacidad de atención, la confianza en si mismo y la autonomía. Cuando están sumergidos en lo que están haciendo y les interrumpimos, ya sea para ayudarles o para desviar su atención hacia otra cosa estamos impidiendo que el niño desarrolle estas capacidades. 

Cuando vemos a un bebé jugando debemos pensar que para el más que un juego es un "trabajo" (como decía Maria Montessori) o un "reto" al que se está enfrentando, que es complejo y que necesita poner todos su sentidos para poder descifrarlo. Cuando finalmente consigue sacarlo, el bebé o el niño habrá adquirido un nuevo aprendizaje y se sentirá satisfecho y capaz por haberlo conseguido por si mismo. 

" El niño era atraído por un objeto, fijaba toda su atención, y se ponía a trabajar sin descanso, con una concentración sorprendente. Y después de trabajar, entonces aparecía satisfecho, feliz y reposado "
-Maria Montessori-

Recordad que es mejor acompañar a nuestros peques desde la observación. Observar a nuestros pequeños nos dará mucha información de lo que realmente necesitan, sus intereses, los períodos sensibles en los que se encuentran, etc. 
Por último, un truco que nos ayudará a no interrumpir, cuando nos sintamos tentados a hacerlo os propongo que nos hagamos estas dos preguntas: ¿Es realmente necesario interrumpirle? ¿Me ha pedido ayuda en algún momento? Si la respuesta es no, entonces ya sabéis! 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios :

  1. Me parece un punto super importante a respetar sigas la filosofía Montessori o no, los niños no deben ser interrumpidos al igual que los adultos. Merecen el mismo respeto que nosotros cuando estamos concentrados en nuestro trabajo. Si todo el mundo supiese de que manera afectan nuestras interferencias a la concentración del niño, a su aprendizaje y desarrollo, estoy segura que nos morderíamos más la lengua. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Marina! Tienes toda la razón, los niños merecen el mismo respeto que un adulto, y si entre nosotros normalmente nos mordemos la lengua antes de interrumpir porque sabemos que es algo que no gusta y que molesta, también deberíamos hacer lo mismo con los niños.

    ResponderEliminar